martes, 29 de noviembre de 2011

El fotógrafo Jeff Crawford evade la censura vía un Código QR

Recientemente el fotógrafo de desnudos Jeff Crawford fue censurado durante una exposición en el Fredericton City Hall en Canadá.

Codigo QR

Crawford participo con una foto de un desnudo parcial titulada “Emersion”  la cual fue retirada tan solo unas cuantas horas de haberse inaugurada la exhibición debido a que aparentemente violaba algunas reglas del recinto en las que “podría ofender” a determinados grupos o culturas.

Cuando Crawford fue notificado de la censura no pudo evitar que le hirviera la sangre, sin embargo se le invito a que mandara una nueva imagen, y en un momento de iluminación se le ocurrió mandar un código QR el cual visualmente se asemeja a una obra de arte abstracto pero en realidad ofrece un link directo a la fotografía censurada a todos los usuarios de smartphones.
Los códigos QR no son nada nuevos pero recientemente se han popularizado gracias a la proliferación de los smartphones y esta es solo una forma creativa de utilizarlos, si tienes un smartphone no dudes en escanearlo y descubrir cual es la imagen censurada.



A nivel personal yo opino que esa imagen nunca devió ser censurada porque es hermosísima.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Cartel de la Semana Santa de Zamora


Como ya sabéis el pasado sábado 5 de Noviembre los miembros del jurado del XXVII Concurso Nacional de Fotografía «Semana Santa en Zamora», seleccionaron los mejores trabajos de entre las más de 150 imágenes enviadas por los participantes y resulto que una de las imágenes con las que yo participaba se erigió con el segundo premio y además el premio especial para representar a la Semana Santa Zamorana en todas las ferias de turismo a lo largo de la geografía Española.

Aquí os dejo el cartel final después del magnifico trabajo realizado por mi amigo Javier del estudio mynt fotógrafos.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Las mejores fotos del año 2011 según Reuters

Como ya se aproxima el final del año, ya comienzan a publicarse las recopilaciones con algunas de las mejores fotografías del 2011 y Reuters es el primero en presentar una galería con una selección de mas de 100 fotografías de algunos de los mas impactantes acontecimientos de este año que esta ya en su recta final.

Reuters presenta las mejores fotos del 2011

Como siempre, hay que mencionar que algunas de estas fotografías tienen un explícito contenido visual ( violencia y desnudez ) por lo que se sugiere discreción al visitar la galería.

Aquí teneis el enlace.

Disfrutarlas.

sábado, 19 de noviembre de 2011

viernes, 18 de noviembre de 2011

Fotógrafos: Joel-Peter Witkin

Susan Sontag en unos de los ensayos publicados en su libro “Sobre la fotografía” relataba cómo no era lo mismo presenciar una operación en un quirófano que ver fotografías sobre ello. No es lo mismo porque in situ el que observa puede ser dueño de lo que mira, mientras que en una fotografía, al reflejar un sólo instante, nuestra mirada es dirigida por quien compuso la escena sin opción alguna por nuestra parte.


 Con Joel-Peter Witkin, nuestro ojo se encuentra de lleno con una imágen a priori desagradable en nuestro ideal universo de lo bello. Sus representaciones revuelven, asquean, nos hacen cerrar los ojos o mirar para otro lado. Lo que en pintura nos agrada, aunque estemos ante las pinturas negras de Goya, en fotografía nos repele. Y ello es debido a que estamos ante retazos de realidad, aunque a veces sea una realidad inventada, maltratada.

No es extraño, que Witkin, fotógrafo nacido en Nueva York que se formó en escultura, recurra en muchas de sus fotografías a cuadros de la historia de la pintura. No es de extrañar que mezcle Las Meninas de Velázquez con El Guernica de Picasso. O que convierta algo tan bello como La Venus de Botticelli en una postal horrenda.


De algún modo se apodera de los personajes de Diane Arbus y los inserta en escenas inspiradas de la mitología clásica o la Biblia. En este sentido, Witkin es una poderosa fuente de recursos basados en los pilares que han sustentado la historia del arte durante siglos. Pero él los presenta a su manera.

Su mundo es el de los transexuales, los mutilados, los enfermos. Su concepción de la fotografía se aleja de lo bello, pero de algún modo atrapa, queremos seguir mirando sus obras porque nos enseñan algo que nuestra imaginación no alcalza a crear. Es la fascinación por lo desconocido lo que nos hace dar gracias de no estar presente en la sesión fotográfica, sino de ver la obra terminada.

martes, 15 de noviembre de 2011

Red Bull y la fotografía de breakdance


La fotografía deportiva suele ser una disciplina en la que el movimiento juega siempre una especial importancia y es que congelar una acción es importante mientras podamos darle de algún modo la sensación de actividad o desplazamiento de lo que se produce en la escena. Al igual que en este tipo de fotografía, hay otras como la de fotografía de baile, que se hacen tremendamente complicadas si no sabemos como mostrarlo perfectamente.



Como es bien sabido, la marca de bebida energetica Red Bull siempre esta con el deporte y muy en especial con el deporte callejero y de riesgo. Ademas de organizar y promocionar el festival de break mas importante del mundo el -----. Bueno pues justamente la reproducción de una sesión de Breakdance es lo que ha querido mostrarnos el equipo Red Bullde la mano del fotografo Marcelo Maragni y contando con los B-Boys Pelezinho, Kokada y Lil G.


Es curioso ver las técnicas empleadas para este trabajo, que combina varias disciplinas de iluminación, como el pintado con luz en el caso de los led, la larga exposición a la hora de realizar la imagen y la estroboscópica. Pero si veis el video lo entendereis mejor.


Via: Xacatafoto

viernes, 11 de noviembre de 2011

lunes, 7 de noviembre de 2011

2º Premio en el XVII Concurso Nacional de Fotografia de Semana Santa


Dura tarea fue la que tuvieron el pasado sábado 5 de Noviembre los miembros del jurado del XXVII Concurso Nacional de Fotografía «Semana Santa en Zamora», en el que seleccionaron los mejores trabajos de entre las más de 150 imágenes enviadas por los participantes. Así, Emilio Muñoz Blanco, de Bilbao, se llevó el primer premio con una instantánea de la noche del Lunes Santo en la iglesia de San Juan.

Además, la Junta Pro Semana Santa recupera este año el cartel fotográfico para la promoción de la fiesta de Interés Turístico Internacional para la promoción de la Semana Santa Zamorana tanto a nivel nacional como internacional a partir de una de las imagenes presentadas al concurso. Este año el segundo premio recayó en mi, además coincidió que el jurado decidió que esta misma imagen representará a la Pasión en las diferentes ferias de turismo en las que estará presente Zamora. 

La imagen llamó la atención al jurado, al tratarse de una estampa única que representa a la Hermandad de Penitencia frente a la muralla en la madrugada del Miércoles Santo, donde se aprecia al hermano que porta la cruz guía de la cofradía.

El tercer premio recayó en Ángela de la Rúa y las menciones especiales recayeron en Mario Prieto, y los también premiados anteriormente Ángela de la Rúa y Emilio Muñoz Blanco. Asimismo, Manuel Ballesteros ha sido el ganador del cartel que representará a la Verónica, que por tradición financia el gremio del comercio zamorano hacia su patrona.

Los miembros del jurado emplearon unas dos horas para establecer los ganadores en las distintas categorías. El fotógrafo Claudio de la Cal dirigió el grupo de expertos, formado también por Álvaro Pérez Mulas, Carlos González Ximenez y Alejandro López. El elevado número de trabajos presentados tiene su origen en la elevada participación.


Tal y como apuntó el presidente de la Junta de Cofradías, José Francisco González Poza, el citado cartel se imprimirá este mes con el fin de «llevarlo a ferias como Intur o Fitur», que se celebran este noviembre y el próximo enero.

martes, 1 de noviembre de 2011

Rafael Sanz Lobato, Premio Nacional de Fotografía 2011

Cada año el Ministerio de Cultura concede el Premio Nacional de Fotografía dotado con 30.000 euros, ha sorprendido a muchos porque Rafael Sanz Lobato no es lo denominado un nombre con fama, ni un  habitual del mundo fotográfico profesional o artístico actual.

Al ver algo de su obra, tanto su iconografía como su método de trabajo esforzado a base de coger el Seat 600 los fines de semana y patear los pueblos, me recuerda mucho a los tiempos más heroicos de Cristina García Rodero, pero Sanz Lobato, llegó antes y de hecho la influyó a ella, aunque su nombre no cosechara la fama. 

A mi personalmente me fascina la forma que tuvo de retratar mi tierra "Zamora". Donde descubrió para toda españa las procesiónes de jueves y viernes Santo de Bercianos de Aliste, según el su mejor reportaje documental.


Según el acta del Jurado, que le ha concedido el premio por unanimidad, “su obra constituye un puente entre la nueva vanguardia neorrealista de la posguerra y los métodos de observación fotográfica posteriores al 68. Su tema es la transformación del mundo rural tradicional y las culturas populares, que enlaza con el problema del neorrealismo, pero en una época en que su trabajo se despliega como la memoria de un mundo que desaparece. Su trabajo adopta un método de observación antropológica que tendrá múltiples consecuencias. Asimismo su enfoque documental actualiza el lenguaje fotográfico e influye en el fotoperiodismo contemporáneo.
Representa a una generación puente entre los 50 y los 70 cuya visibilidad ha sido relativamente menor en la cultura fotográfica española, precisamente por coincidir con un cambio de época histórica y política. Sanz Lobato se ha mantenido fiel a un método de trabajo a lo largo de su trayectoria de más de treinta años y el conjunto de su trabajo mantiene una gran coherencia y solidez. Su trabajo no ha tenido aún el reconocimiento que merece”.


Rafael Sanz Lobato (Sevilla, 1932) ingresó en 1964 en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. Un año más tarde  creó junto a diversos fotógrafos el grupo “La Colmena”. Tras la desaparición del grupo se involucró en la formación del “Grupo 5”. Desde sus comienzos, Sanz Lobato desarrolló una fotografía centrada en escenas costumbristas del campo, las ciudades de las provincias, las tradiciones festivas y el retrato. En 2003 recibió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes por el conjunto de su obra documental antropológica.


El proyecto de Sanz Lobato quedó silenciado por las luchas de poder que desde el franquismo se impusieron en la Real Sociedad Fotográfica, en la que ingresó en 1961, con 29 años. "Ya no era tan joven. Tenía una cámara y una ampliadora, pero no me había atrevido a enfrentarme al documentalismo". El fotógrafo lamenta cómo toda una generación quedó marginada: "Nos consideraban unos desarrapados sin obras. Fuimos víctimas de una gran cacicada, durante y después del franquismo".

Pero la importancia memorialista del proyecto de Sanz Lobato no ha dejado de crecer. Su cámara recogió la transformación de las culturas rurales y populares. Un mundo hoy desaparecido que solo podrán estudiar y conocer las próximas generaciones gracias al empeño de hombres como él. "No me gustaba Madrid, así que me compré a plazos el seisncientos y empecé a pisar la piel de toro. Iba a todas partes: Galicia, Zamora, Extremadura... La gente de campo era maravillosa. Al principio salíamos en grupo. Pero cuando nos dimos cuenta de que todos sacábamos el mismo niño con mocos empecé a viajar solo". Durante esos años, Sanz Lobato trabajó en una empresa de maquinaria pesada o al frente del plan expansión de otra compañía. "He hecho de todo. Pero cuando llegaba el sábado me iba, al campo, con la cámara, y así hasta volver el domingo, de madrugada, justo para entrar otra vez la oficina".


Por eso, desde el grupo La colmena, Sanz Lobato fue pionero de un documentalismo fotográfico que encontraría en Cristina García Rodero su mejor heredera. Pero Lobato tiene un tratamiento de la imagen en blanco y negro más contrastado y atrevido que el de sus seguidores. Declarado amante del hecho que fotografiaba, viajó por la España del abrigo gris y el pan aguado, por sus fiestas y costumbres, sin caer en la cara folclórica de la postal bonita.

"He sido un fotógrafo marginado por motivos políticos. No he militado nunca ni con los comunistas ni con los socialistas, pero mi familia ha sido republicana. Mi visión de la sociedad ha tenido que ver con mi punto de vista humanista, pero los fotógrafos hablamos con nuestras fotos", cierra el galardonado para evitar hablar de sus resultados con la cámara.


No habla bien de los políticos, ni de los que gestionan la cultura. Dice que la ciudad no le atraía en absoluto, que viajaba al campo porque le interesaba más. Pero antes tuvo que superar su timidez. "Parece ser que he sido pionero en esto de la fotografía de tintes antropológicos. Pero al principio no me atrevía a hacer fotos en la calle. Eso cambió cuando me acerqué a la Real Sociedad Fotográfica".
Siempre militante, siempre muy crítico con la dictadura, es el mejor exponente de una generación perdida. Las nuevas corrientes vanguardistas de un país que entraba en democracia con ganas de olvidar y con hambre de color acabaron con el discurso neorrealista que Sanz Lobato defendía.

 

Premio a una generación

"Es una generación puente entre los cincuenta y los setenta, a la que no se ha hecho caso, ni estudiado, ni tienen exposiciones, ni visibilidad. Este es el primer premio que se da a esta generación, que quedó entre los Maspons, Cualladó y Miserachs, y el neopop", explicaba el historiador Jorge Ribalta, que ha formado parte del jurado.


Para el fotógrafo Juan Manuel Castro Prieto, Lobato es un reportero de "muy buen corte", que también lució su cuidado técnico en bodegones y retratos al final de su carrera. "Es un fotógrafo terriblemente técnico, muy meticuloso. Pero además es un fotógrafo de contenido muy humano. Injustamente olvidado, por eso este premio está tan bien dado. Su registro es más reportero y efectista", explica Castro Prieto, que alude al abandono que sufren los autores que formaron parte de la conocida Escuela de Madrid.

Rafael Sanz Lobato se colocó en el lado del testigo de un mundo que desaparece y en ello se erigió como uno de los últimos fotógrafos con ojos de antropólogo, que se entregó al tono documental del que hoy todavía se respiran aromas en el fotoperiodismo con más alma. Lobato lee todo lo que su vista le permite y, de hecho, los que le conocen aseguran que está más en los libros que en la cámara


Los miembros del jurado consideraron que el trabajo de este fotógrafo, que ha recorrido toda la España rural aunque que solo se ha dedicado profesionalmente a la fotografía, en el campo de la publicidad, durante una parte de su carrera, "no ha tenido aún el reconocimiento que merece". Según Sanz Lobato, siempre ha sido "un autodidacta" que ha recorrido un camino "largo y tortuoso" que le llevó, por ejemplo, a abandonar su fotografía de tema rural en blanco y negro por temas como la fotografía de coches en color en su paso al profesionalismo.

Sanz Lobato lamenta no haber tenido apoyo de las instituciones en Madrid. En declaraciones a la agencia Efe, Sanz Lobato se mostró ayer preocupado por la irrupción de lo digital en el mundo de la fotografía "como un elefante en la cacharrería" y por los ataques que recibe en este nuevo entorno "la fotografía creativa". Tambien ha criticado en declaraciones a Europa Press el "ataque frontal" que ha sufrido la fotografía creativa. "Amo tanto la fotografía que cuando veo algún golfo que se aprovecha de ella, siempre lo he denunciado".


Además, los miembros del tribunal han valorado la escasa visibilidad que ha tenido su obra en la cultura fotográfica española, precisamente por coincidir "con un cambio de época histórica y política".

Ahora os dejo con un magnifico video realizado por el Festival Emergent de Lleida con las imágenes mas impactantes y representativas de la obra de Sanz Lobato, al que premiaron en su edición de 2009.

video