lunes, 23 de enero de 2012

Calendario Lavazza 2012

The Lavazzers ese es el título de la vigésima edición del Calendario Lavazza y para celebrar un logro tan importante, han reunido a 12 maestros de la fotografía que con los años han aumentado el prestigio del Calendario Lavazza y son los siguientes:

Erwin Olaf, Thierry Le Gouès, Miles Aldridge, Marino Parisotto, Eugenio Recuenco, Elliott Erwitt, Finlay MacKay, Mark Seliger, Annie Leibovitz, Albert Watson, David LaChapelle, Ellen von Unwerth.

video
 
Son ellos quienes se han puesto en juego entusiásticamente, celebrando su íntima relación con el café Lavazza con una autofotografía. Como todo equipo consolidado que se respete, los doce fotógrafos, bajo la guía de la Agencia Armando Testa que firma también esta edición del Calendario Lavazza, se han interpretado a sí mismos realizando fotografías innovadoras, insólitas y creativas.


Todo fotógrafo de prestigio ha colaborado antes o después con el calendario Lavazza, por lo que pocas compañías pueden presumir de haber trabajado con este listado de artistas durante 19 años. Por ello, este año que se cumplen veinte años de la primera edición de este almanaque tenía que ser especial, por ello han vuelto a contar con estos fotógrafos, pero en vez de inmortalizar a las mejores modelos o actrices del panorama mundial, lo han hecho con ellos mismos.

Estas fotografías quedan muy lejos de otros calendarios como el famosísimo calendario Pirelli que este año ha contado con modelos de la talla de Kate Moss o Mila Jovovich. Para este calendario Lavazza la firma cafetera, lo único que ha pedido a estos maestros de la fotografía ha sido que posen alrededor de una taza de su café.

Nombres muy conocidos del mundo de la fotografía aparecen mes a mes en este calendario, bajo la dirección de la Agencia Armando Testa, que firma también esta edición del calendario Lavazza:


Erwin Olaf es el encargado de empezar el año, para lo que ha trabajado con el efecto de la luz sobre el cuerpo humano y cómo se va dibujando el paisaje en la piel. El artista ya participó en el calendario de 2005, y en esta ocasión se rodea de musas mientras medita. 


Thierry Le Gouès, que participó el calendario de 2004, llena de sensualidad el mes de febrero bajo el nombre Alma, que sirve para sumergirse en la naturaleza de las cosas. Imprime su gusto por el negro porque según dice, no miente ya que es transparente como sus modelos y el café Lavazza. 



Miles Aldridge pone su táctica habitual al servicio del mes de marzo, descomponiendo recuerdos de su infancia y escudriñándolos hasta descongelarlos frente al objetivo de su cámara. 



Marino Parisotto fue el elegido por Lavazza en 1998 y ahora se encarga del mes de abril al que llena de Venganza, saltando de seducir a ser seducido para sentirse objeto de deseo. Y a pesar de no tener éxito como conquistador, se conforma con una taza de café.


El fotógrafo español Eugenio Recuenco que colaboró en 2007 con la firma de café, se viste como un quimérico Quijote, reuniendo la cultura española y la italiana conjugando la hidalguía del caballero y el café, la fantasía y realidad, surrealismo y realismo.


Junio se llena de humor de la mano de Elliot Erwitt que con Central Park de fondo ha colocado a su otro yo, André S. Solidor con la cabeza dentro de una bolsa de papel. 




Finlay Mackay (Lavazza 2008) recompone su rostro y lo comparte con su perro todo sobre un plato y la siempre presente taza de café.


Las paredes desnudas, la luz cenital y la soledad lo impregna todo en el mes de agosto de la mano de Mark Seliger, dedicando este calendario a Italia y al amor.


En septiembre la fotógrafo por excelencia de las estrellas de Hollywood, Annie Leibovitz, se toma un café en Illinois, sobre una maleta ya que ella, tan viajera, siempre la lleva a cuestas.


Albert Watson se toma un café todas las noches de octubre con una bailarina de burlesque en el 69 de Gransevoort Street de Nueva York. Ella sonríe mucho y él también, pero la historia acaba yéndose cada uno en un taxi.


David LaChapelle, que inmortalizó a Katy Perry como una Blancanieves moderna para GHD, nos lleva a un paisaje barroco, complejo y botánico, cuyo autorretrato tiene aroma, sabor y ritual del café en el mes de noviembre, repitiendo la edición que firmó en 2002.


Ellen von Unwerth cierra toda historia de café negro y lo hace a todo color en el mes de diciembre fotografiando a la modelo Valerie van der Graaf en Regine’s de París.


 Los cover de este calendario también corre de su mano, celebrando una gran fiesta por el vigésimo aniversario de los almanaques Lavazza.


Sólo tienes que hacerte con uno de estos espectaculares calendarios Lavazza y disfrutar de estas fotografías en las que los mejores artistas de la foto posan para ellos mismos.

No hay comentarios: